Seis consejos para fortalecer la mente de los ancianos frente al alzhéimer

A estas alturas todos sabemos qué es el alzhéimer, una enfermedad cerebral que causa problemas con la memoria, la forma de pensar y el carácter o la manera de comporarse. El alzhéimer es la forma más común de demencia, un término general con el que se describe la pérdida de memoria y de otras habilidades intelectuales hasta el punto de interferir con la vida cotidiana del invididuo. De carácter progresivo y de origen todavía desconocido, se estima que en España representa del 60 al 80% de los casos de demencia.

A pesar de que, como hemos dicho, su origen aún es desconocido, lo que sí se sabe es que el curso de la enfermedad no es exactamente igual en los pacientes y que esta puede avanzar más rápidamente en unos que en otros. Además, y gracias al avance de la ciencia y a las numerosas investigaciones científicas realizadas, se sabe que para reducir el riesgo o ralentizar su progresión es importante mantener ciertos hábitos de vida y cuidar la mente.

Debido a su carácter progresivo, el alzhéimer causa daños más graves a los enfermos a medida que envejecen. Por eso, en mSoluciona Alcorcón, como expertos en el cuidado de mayores, hoy os contamos algunos consejos para fortalecer la mente y la memoria de los ancianos y reducir así, en la medida de lo posible, el riesgo de que los ancianos sufran alzhéimer.

Consejos para fortalecer la mente de los mayores frente al alzhéimer

1. Comer poco pero bien: una buena alimentación es fundamental y las comidas copiosas no benefician a nuestro organismo. Más bien todo lo contrario. Es preferible reducir la cantidad y aumentar la calidad. Todos sabemos la importancia de basar nuestra alimentación en una dieta mediterránea rica en antioxidantes, vitamina C, vitamina B e incluir alimentos ricos en ácidos grasos como el aceite de soja o el pescado azul. No hay que olvidar que el problema de la mala alimentación está ahí y que una de cada tres personas mayores de 65 años tiene carencias de nutrición.

2. Evitar el tabaco, ya que puede dañar el cerebro. Los datos de la OMS (Organización Mundial de la Salud) lo dejan claro: el 14% de los casos de alzhéimer se pueden atribuir de forma directa al tabaco. Probablemente no seamos conscientes de sus efectos nocivos hasta que no pasan los años y llegamos a nuestra etapa de ancianos.

3. Mantener una actividad física moderada: media hora de ejercicio al día nos ayuda a cuidar la forma y mantener nuestra mente activa.

4. Cuidar nuestra salud. Numerosos estudios médicos confirman que enfermedades como la hipertensión o la diabetes aumentan en un 50% las posibilidades de padecer alzhéimer.

5. Evitar la soledad. Cuidar nuestra vida social es muy importante a la hora de fortalecer nuestro cerebro. La ausencia de estos lazos sociales contribuye negativamente a la aparición de enfermedades relacionadas con el desgaste de la memoria.

6. No dejar nunca de estudiar, leer o aprender idiomas. Actividades como estas nos ayudan a entrenar el intelecto y potencian nuestra capacidad de aprendizaje. Un buen hábito que refuerza nuestras señales de rejuvenecimiento celular que se envían al cerebro es leer el periódico todas las mañanas.

2019-02-19T06:23:12+02:00